domingo, 15 de marzo de 2009

¡Desmovilícese ya!

No, no es una campaña para que los miles de desubicados guerrilleros se reinserten e ingresen de nuevo a la vida civil. No.
Es lo que podría llegar a ser el mejor slogan para la administración de Samuel Moreno, el maestro de la improvisación, el genio de una bogotá planeada a punta de machetazos y decisiones basadas en el instinto y el afán.

Qué más le podríamos pedir a SamuEL improvisado, si ahora sacó los carros de las vías no para darle prioridad a los peatones o a los ciclistas, sino a sus amantes, los gremios de los atravesados carritos amarillos y gigantes cafeteras, hogares del raponazo íntimo y las caricias de lo ajeno.
Qué más le pedimos si desorganizó y atrasó la construcción de troncales de Transmilenio que estaba medio decentemente planeada por las anteriores admisnistraciones, que habían vislumbrado un sistema un poco más consolidado de transporte masivo y a futuro, integrado.
Qué más puede uno desear cuando reconstruyen calles en un estado prácticamente perfecto y no lo hacen con otras que proponen todo un reto al tener que conducir al mejor estilo de un rally; en menos de nada vamos a lograr algo como El famoso Rally Bogotá-París-Dakar.
Pero si apenas están cerrados un par de carriles en las vías principales, si la policía sólo se encuentra por montones poniendo partes por pico y placa y no atendiendo otras emergencias en la ciudad o procurando que los índices de inseguridad no sigan subiendo, si apenas estas insignificantes problemáticas invaden la Ciudad de la buena fe, ¿de qué nos quejamos?

Es absurdo, con toda la improvisación majestuosamente maquinada en la irresponsable mente de nuestro alcalde, estamos volviendo a la edad de piedra del desarrollo. Se están dejando en el olvido proyectos mucho más importantes, que le den prioridad a los bogotanos que circulan a pie o en bicicleta por la ciudad, que construyan vías decentes para no tener que mandar a ajustar los pobres carritos al mecánico cada rato, porque como siguen las cosas a los capitalinos les va a tocar comprar mínimo camionetas 4x4 y Bogotá va a ser escenario de las mejores propagandas para estas camionetas, ahorrándole costos a los productores de comerciales de TV y las marcas que los promueven. Para la muestra un botón: La inolvidable granizada-diluvio-universal de aquel noviembre de 2007 impulsó uno de los más creativos comerciales que he visto para promocionar una camioneta (no recuerdo la marca); el caso es que son tan impresionantes las imágenes que uno no sabe si aplaudir la creatividad del comercial o ponerse a llorar de pensar cuántos no rolos habrán visto eso y se imaginarán que Bogotá es como la pintan en Sr. y Sra. Smith.

Ahora, la demolición del puente del concejo en la calle 26 propone todo un nuevo y gran reto a quienes usamos este corredor vial, representando demoras de hasta 20 minutos más de lo usual. Excelente que la ciudad se transforme para mejorar, para avanzar, pero los monumentales trancones de los que gozamos en esta ciudad no deberían suceder, y no sucederían si hace rato las cosas se hubieran planeado con un poco más de paciencia, cabeza y sobretodo sin robos.

A Bogotá le hace falta que regrese un líder con metas y soluciones lógicas y no faraónicas (metro) de movilidad, alguien como Mockus o como Peñalosa, que soñaron con una ciudad más coherente, segura, planeada, ágil y amable. En la ciudad más grande del país, en el hogar de más de 7 millones de personas no se puede improvisar, no se puede jugar con la planeación y el estilo de vida y mucho menos se puede jugar con la seguridad de sus habitantes.

Por el bien de nuestra salud mental, esperemos que el alcalde "siente cabeza" y se de cuenta que tener un 28% de imagen favorable (y reduciéndose) no le hace bien, no sólo a él sino a todos los ciudadanos. Así que NO se desmovilice bogotano, eso es tarea de los que rondan por ahí en la selva. Más bien grite "Samuel, ¡a movilizarse pero ya!".

"Una ciudad que construye vías para los carros es inviable" - Enrique Peñalosa

ACLARACIÓN: La marca que hizo el comercial fue Chevrolet, para su camioneta Luv.

6 comentarios:

  1. Ale Bejarano "Bitchérie"15 de marzo de 2009, 19:12

    Mowglii excelente artículo...
    personas siceras, coherentes y abiertas como tú, son las que se necesitan en esta sociedad...
    te felicito!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Lo que me preocupa es donde carajos hace sus dichosas "encuestas" ademas, no sè como es capaz de salir con la frase preferida de politico de medio pelo que engaño al pueblo hambriento y analfabeta "la voz del pueblo es la voz de dios", y peor aun que ni siquiera la oiga.

    ResponderEliminar
  4. eehmmm.... Qué bueno que te encuentres tan preocupado por lo problemas de la adorada Bogotá ojalá y te preocuparas un poco más por la otra Bogotá que queda un poco más al Sur de la calle 72...

    Oye tú eres de derecha verdad?

    ResponderEliminar
  5. Centro más bien :) y el artículo es para la bogotá de la 72 para el sur y para el norte, o esa es mi intención.

    ResponderEliminar
  6. Buen hombre, bienvenido a los problemas que azotan nuestra hermosa capital (así como muchas de las capitales latinas).

    Las calles y avenidas de una ciudad son como las venas y arterias para nuestro cuerpo. Si se congestiona un lugar, se perjudica el resto del sistema.

    Los lideres no deberían ser escogidos por voto popular, sino por un concurso público, que sea alguien capacitado para tan importante labor.

    Ahora le pregunto, y usted que hizo, ya se desmovilizó? Todos no podemos ser como los curas que critican y no aplican. Prepárese para que un día mejore ese vividero! Pero empiece a hacerlo desde ya!

    ResponderEliminar